Cómo funcionan los relojes Kinetic

Los relojes cinéticos, o híbridos automáticos/de cuarzo, son relojes que no requieren ni bobinado ni cambio de pila. En cambio, estos relojes fabrican su propia electricidad a partir de la energía cinética producida por el movimiento del usuario, lo que les permite cargar sus propias baterías. Estos dispositivos son aclamados por su precisión y sus cualidades de ahorro de energía, factores que han contribuido a su fuerte aumento de popularidad.

Energía cinética

La energía cinética es la energía del movimiento. En otras palabras, es poder producido a través del movimiento. Este tipo de energía, creada por el movimiento del cuerpo, alimenta los relojes cinéticos.

Haciendo Energía

A medida que el cuerpo del usuario se mueve, las pesas oscilantes dentro del reloj giran. Este movimiento se convierte primero en una carga magnética. Luego, a medida que el campo magnético gira más allá de una bobina de alambre, estimula una corriente eléctrica en el alambre. Para evitar que la electricidad regrese y se cancele a sí misma, el peso se desplaza hacia el centro. Esto significa que siempre cae en la dirección elegida, creando una energía neta positiva y cargando la batería.

Almacenamiento de energía

Un reloj cinético completamente cargado puede almacenar energía hasta seis meses sin necesidad de recargarlo. El condensador principal del reloj almacena la energía, registrando simultáneamente la hora correcta. Por lo general, el reloj «se dormirá» después de unas 24 horas de inactividad. Cuando se reactiva con un poco de energía cinética, el tiempo se reajusta según los cálculos del condensador.

Además, muchos relojes cinéticos tienen indicadores para que el usuario sepa cuánta carga se mantiene dentro del reloj.

Mantenimiento

Los relojes cinéticos requieren mantenimiento cada siete años aproximadamente. La batería no necesitará ser reemplazada, pero el reloj necesitará un nuevo condensador principal, que almacena energía y mantiene el tiempo.

Valora este post

Deja un comentario