Definición de diseño verde

¿Qué es el diseño verde? El diseño verde es la filosofía de diseñar objetos físicos de acuerdo con los principios de sostenibilidad social, económica y ecológica. Según McLellan, el objetivo del diseño sostenible es "eliminar por completo el impacto medioambiental negativo a través de un diseño hábil y sensible".

El diseño verde es la "creación de edificios energéticamente eficientes, saludables, cómodos, flexibles en su uso y diseñados para una larga vida" (Foster + Partners, 1999). El diseño ecológico debe tener un impacto mínimo en el medio ambiente, tanto en lo que respecta a los productos y materiales utilizados en la construcción como en la funcionalidad del edificio.

Un diseño sostenible debe tratar siempre de amalgamar los resultados preferibles para el medio ambiente a lo largo de todo el ciclo de vida del edificio. Las decisiones que se toman durante la fase de diseño pueden tener un gran impacto en el grado de sostenibilidad de un edificio. Por lo tanto, si un edificio puede adaptarse a lo largo de generaciones y seguir siendo respetuoso con el medio ambiente, es verdaderamente sostenible. Esta es la esencia del diseño sostenible, la capacidad de adaptarse a los cambios a lo largo del tiempo.

Los pasos para conseguir un diseño verde

  • Diseñar para el futuro es una parte fundamental del diseño, pero es de especial importancia en el diseño ecológico. La forma en que el espacio funcionará para su propósito original y cómo podría utilizarse en el futuro son el núcleo de este concepto.
  • La construcción sostenible también tiene en cuenta si un espacio puede utilizarse para múltiples propósitos en diferentes periodos durante su vida útil. Además, factores como la facilidad con la que el espacio puede convertirse y readaptarse, sin sustituir los productos y tecnologías existentes, y la disminución del impacto que el edificio tendrá en el medio ambiente, también lo harán más sostenible.
  • Por tanto, hay que tener en cuenta no sólo lo respetuoso que es un producto o tecnología con el medio ambiente, sino también cómo se degradará con el tiempo, con qué frecuencia habrá que sustituirlo y cuáles son sus límites a largo plazo.

El BIM está contribuyendo enormemente a mejorar el diseño ecológico. El BIM no sólo ayuda a reducir los residuos durante la fase inicial de construcción, sino que los datos técnicos que se adjuntan a un objeto BIM pueden ayudar a predecir el ciclo de vida de ese objeto, desde la especificación, pasando por la construcción y el uso durante toda la vida útil, hasta su posible reutilización.

El diseño ecológico puede considerarse a menudo un concepto complicado, pero no tiene por qué serlo.

Otros nombres

El diseño verde también se conoce como diseño sostenible, diseño ambiental, diseño ambientalmente consciente y diseño ambientalmente sostenible (ESD).

Campos de diseño

El diseño verde se aplica a los campos de la arquitectura y el paisajismo, el diseño y la planificación urbana, el diseño de interiores, el diseño industrial, la ingeniería, el diseño gráfico y el diseño de moda.

Principios

Algunos de los principios del diseño verde son los siguientes: materiales de bajo impacto, eficiencia energética, calidad y durabilidad, reutilización y reciclaje, biomimetismo, renovabilidad, y más.

Resolución de problemas conceptuales

Problemas conceptuales que el diseño verde espera resolver con rendimientos decrecientes e inversiones insostenibles.

Historial

El diseño sostenible surgió de la reacción a las crisis ambientales mundiales, el rápido crecimiento de la población y la actividad humana, la disminución de los recursos naturales y la amenaza a nuestro ecosistema y biodiversidad. El diseño verde fue motivado por el libro de E.F. Schumacher Small is Beautiful (1973).

Diseño sustentable definición

El diseño sostenible es la intención de reducir o eliminar por completo los impactos negativos sobre el medio ambiente a través de diseños bien pensados. Este concepto puede aplicarse a todos los campos del diseño, como el diseño de edificios o productos.

Un diseño sostenible, independientemente de la aplicación, tratará de incorporar resultados favorables para el medio ambiente como:

  • Reducir el consumo de energía y agua a lo largo de todo el ciclo de vida, desde la fabricación hasta el uso diario y la eliminación
  • Minimizar el impacto en el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero o su mitigación a través de actividades de neutralización de carbono
  • Limitar el consumo de recursos mediante una fabricación sin residuos, una preferencia por los recursos renovables y un énfasis en los materiales reciclados
  • Reducir o eliminar los residuos minimizando el consumo, reutilizando cuando sea posible y reciclando cuando sea necesario
  • Minimizar el impacto en el ecosistema local y buscar formas de incorporar principios de biomimetismo cuando sea posible
  • Dar preferencia a los materiales no tóxicos y a los que contribuyan a la salud y el bienestar de la humanidad
  • Hacer hincapié en la calidad y la durabilidad por encima del precio

Principios del diseño sostenible

Para que el diseñador tenga en cuenta el diseño sostenible a lo largo de todo el proceso, la pregunta es: ¿Cuáles son las etapas del proceso de diseño y del desarrollo del diseño que puede considerar cambiar para hacer un producto más sostenible? A continuación se ofrecen algunas ideas sobre cómo aplicar la sostenibilidad en el diseño para cada área de diseño:

Forma

La forma representa el aspecto visual del producto y suele percibirse como el elemento principal del diseño. Sin embargo, antes de diseñar la forma de un producto, el diseñador debe plantearse preguntas como: ¿Cómo afectará la forma al consumo de energía? y ¿Cómo afectará el tamaño al embalaje, los costes de transporte y las emisiones de combustible? La estrategia de embalaje plano de IKEA, por ejemplo, le ayudó a reducir los costes de transporte, el uso de combustible y las emisiones.

Función y utilidad

La función y la facilidad de uso del producto contribuyen a su sostenibilidad de forma indirecta, ya que ayudan a los consumidores a utilizar el producto más fácilmente en menos tiempo y con menos consumo de energía. La gente no quiere conservar productos difíciles de usar, por lo que los productos utilizables pueden garantizar menos residuos y desechos.

Soluciones rentables

Para muchos de los productos sostenibles actuales, el coste es una de las principales barreras que impiden a muchos clientes hacer el cambio de su dependencia de productos no sostenibles. Por ello, el diseñador y los responsables de la toma de decisiones son los encargados de reducir el coste de los actuales productos sostenibles.

Energía renovable

Los diseñadores deben dejar de depender de la energía del carbono y pensar en construir productos que dependan de la energía renovable, como los paneles solares y los parques eólicos.

Materiales y reciclaje

Al igual que la energía, los materiales desempeñan un papel esencial en el diseño sostenible, ya que todo diseñador debe buscar materiales que puedan reciclarse fácilmente o que el planeta pueda recrear en poco tiempo. Por ejemplo, IKEA apuesta por las maderas mixtas y los materiales innovadores para sustituir las variedades tradicionales de madera que pueden tardar mucho en crecer en los bosques. Los materiales mixtos y reciclados también pueden ayudar a reducir el coste del producto.

Soluciones de diseño duraderas

Para llegar a los cero residuos, los productos tienen que ser lo suficientemente duraderos como para que puedan durar mucho tiempo, o ser totalmente reciclados y transformados por completo en nuevos productos. Depender de ambos métodos puede ayudar a reciclar los productos más de una vez y disminuir la dependencia de los recursos de la Tierra.

Mejora constante y compartir conocimientos. 

La evaluación y la mejora son partes importantes de cualquier proceso de diseño, pero adquieren aún más importancia para evaluar las iniciativas sostenibles y mejorarlas lo suficiente como para que alcancen la misma o mejor calidad que los productos existentes.

Los principios anteriores son consideraciones generales en las que pueden basarse los diseñadores para construir un diseño o servicio sostenible. En general, los principios de diseño anteriores tienen en cuenta el medio ambiente, las personas, la economía y la cultura. Todo diseño de producto o servicio debe tener en cuenta estos cuatro factores. Por ejemplo, los materiales incorporados a los productos deben reflejar la preocupación por la seguridad del consumidor y adecuarse al contexto cultural en el que se van a utilizar.

Algunos obstáculos a los que se enfrentan algunos productos sostenibles son el resultado de la falta de consideración de estos cuatro valores. Para atraer a los consumidores a utilizar un producto sostenible, éste también debe responder a las necesidades del cliente y competir en coste con otros productos del mercado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir