Importancia de la teoría del color

La teoría del color es la comprensión recogida de la importancia del color en un plano visual y su impacto en el espectador. La teoría del color es particularmente relevante para artistas como arquitectos, fotógrafos, pintores, decoradores de interiores, animadores, impresores y artistas gráficos. La teoría del color se utiliza para fortalecer un diseño y maximizar su potencial.

Teoría básica del color

Hay tres colores primarios (rojo, amarillo, azul) y tres colores secundarios (naranja, verde y púrpura). Los colores primarios son los colores que no se pueden hacer mezclando otros colores, y los colores secundarios se hacen mezclando dos primarios juntos. El rojo combinado con el amarillo hace al naranja, el amarillo combinado con el azul hace al verde, y el azul combinado con el rojo hace al púrpura.

Estos seis colores a menudo aparecen juntos en una rueda de colores en este orden: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, púrpura (luego de vuelta al rojo). Esto coloca los colores cálidos (rojo, naranja y amarillo) en un lado de la rueda, y los colores fríos (verde, azul y púrpura) en el otro lado de la rueda de colores. Esto también coloca los colores secundarios entre los dos colores que se utilizaron para crearlos. Los colores que se encuentran uno frente al otro en la rueda de colores se conocen como colores complementarios. Los colores complementarios son conocidos por ser «opuestos», tan diferentes entre sí como el negro del blanco. Los colores complementarios se destacan entre sí y a menudo se utilizan juntos para diseños gráficos básicos.

A través del sistema de teoría del color, se sabe que diferentes colores logran diferentes efectos. Diferentes colores pueden atraer a los espectadores, guiar el ojo del espectador alrededor de la superficie del objeto o imagen, y crear diferentes respuestas emocionales.

Coherencia y equilibrio visual

La teoría del color proporciona un marco para los artistas que están eligiendo esquemas de color para una nueva pintura, fotografía o boceto en color. Para los decoradores de interiores, que deben elegir una paleta para mostrar a sus clientes, la teoría del color es esencial para elegir colores que tengan sentido en el entorno y para los propósitos del cliente.

Los esquemas de color que se mantienen bien unidos tienden a derivarse de la rueda de color de una manera que es lógica y casi matemática en la naturaleza. Por ejemplo, un esquema de color monocromático es un esquema de color basado en un solo color. Los esquemas de color complementarios, por otro lado, se crean a partir de dos colores que se sitúan uno frente al otro en la rueda de colores (ejemplo: azul y naranja). Una combinación de colores triádicos se crea eligiendo tres colores de igual distancia entre sí en la rueda de colores.

Impacto emocional

Los colores afectan las emociones de las personas que los ven. En general, los colores fríos son colores de calma, tristeza o paz, mientras que los colores cálidos son colores de pasión, agresión y excitación. La gente es consciente de esto hasta cierto punto, y cuando ven una imagen que utiliza esquemas de color específicos, entienden el significado de esos colores.

Esto da al espectador la oportunidad de interpretar el significado de la imagen tal y como el artista la concibió. Por ejemplo, una pintura azul y negra de un niño de aspecto sombrío puede significar para el espectador depresión, introversión, aislamiento o tristeza. Ese mismo niño de aspecto sombrío cuando se pinta de vivos rosas, naranjas, rojos y amarillos puede significar para el espectador un significado completamente diferente. La representación del niño puede llegar a ser irónica o incluso humorística, dependiendo del manejo de la imagen por parte del artista.

Simbolismo personal

Los artistas que entienden la teoría del color, que la usan para su beneficio y que se sienten cómodos con la noción de que el color es una herramienta como cualquier otra, es probable que comiencen a desarrollar sus propios sistemas de color. Desarrollan colores de firma que les atraen, que utilizan a menudo, y que llegan a tener un significado personal. Algunos artistas incluso asignan significados específicos a colores específicos, como lo harían con cualquier otro símbolo. Esto ayuda al artista a ser más expresivo y a desarrollar mayores niveles de significado en sus creaciones.

Mejores prácticas

Como regla general, cualquier artista bidimensional que elija arbitrariamente colores de una paleta sin pensar en su significado y su impacto en el plano de la imagen es probable que produzca un producto más débil que alguien que estudie la teoría del color y la utilice en su beneficio. En algunos casos (por ejemplo, en el diseño de interiores), ignorar la teoría del color puede ser desastroso.

Aunque es posible crear trabajos técnicamente impresionantes sin tener en cuenta la teoría del color, los colores impactan a los espectadores en formas que ellos conocen y no conocen. El uso de la teoría del color para mejorar una imagen es probable que ayude, y no usar el color es probable que duela. Por lo tanto, estudiar la teoría del color es una buena práctica para cualquier artista.

Valora este post

Deja un comentario