Juegos de Habilidad vs. Juegos de Azar: Conoce la Diferencia



Una de las mayores controversias en torno a la industria del juego es si un juego en particular es de habilidad o de azar, y por qué algunos se consideran legales y otros no. La línea entre un juego de habilidad y de azar puede ser delgada, lo que dificulta categorizar estos juegos.

Juegos de Habilidad

Un juego de habilidad está determinado principalmente por el nivel mental o físico de experiencia del jugador, más que por el azar. En los juegos de habilidad, los jugadores pueden ganar según su experiencia. Uno de los beneficios más significativos de un juego de habilidad es que permite a los jugadores explorar sus propias capacidades en el deporte, como la forma en que los jugadores decentes suelen ganar torneos de blackjack o juegos de póquer en Casumo.com. Estos juegos alientan a los jugadores a comprender las reglas mientras buscan formas de mejorar e implementar diferentes estrategias. Estos juegos generalmente requieren práctica fuera de los torneos para tener una mayor probabilidad de éxito.

Juegos de azar

Un juego de azar está determinado principalmente por un aleatorizador de cualquier tipo. En los juegos de azar, el jugador a menudo apuesta dinero seleccionando un número o presionando un botón y esperando caer en la selección de su elección. Juegos como jugar a las cartas, ruleta, dados o elegir una bola numerada se consideran juegos basados ​​en el azar. Algunos juegos de azar también pueden incluir algún nivel de habilidad, o son más hábiles que el azar pero tienen un componente de azar. La diferencia entre ambos juegos es fundamental, ya que, en algunos países, los juegos de azar son ilegales, mientras que los que tienen un componente de habilidad no lo son.

Los juegos de azar tienen una historia más antigua que los basados ​​en la habilidad porque son fáciles de implementar y jugar. Por ejemplo, los huesos de animales se han utilizado en juegos de azar desde el 3600 a. C., mientras que los dados de seis caras datan del 2000 a. Los dados todavía se utilizan hoy en día y se consideran una parte fundamental del juego.

Juego de Azar y Probabilidad

La probabilidad está entretejida con los juegos de azar. En cuanto a los dados, el probabilidad obtener el número 7 con dos dados de 6 caras tiene una probabilidad del 16,67%, la probabilidad más alta de cualquier combinación. Sin embargo, obtener un 2 o un 12 tiene solo un 2,78 % de probabilidades. Por lo tanto, es mejor apostar a obtener 7 porque hay 6 combinaciones posibles para que ocurra el número, más alto que cualquier otra combinación de números. Entonces, incluso en ciertos juegos de azar, algunas combinaciones son más probables. Esto no solo se aplica a los dados. Es más probable obtener una tarjeta de cara que obtener una tarjeta numerada.

Muchos académicos han estudiado la probabilidad en los juegos de azar y cómo puede mejorar sus posibilidades. Aunque algunos han llamado a esto «habilidad», no juega un factor importante en si un juego se considera o no basado en la habilidad o el azar.

Conociendo la diferencia

Hay dos formas principales en que el gobierno y los casinos determinan si un juego es de habilidad o de azar. La primera diferencia es contra quién está jugando el jugador. Si un jugador juega contra la casa, como ocurre con las tragamonedas, el juego se considera de azar. Sin embargo, si un jugador juega contra otros jugadores, se considera un juego de habilidad. Si un jugador puede determinar que un juego involucra estrategias o habilidades como estadísticas o matemáticas, el juego podría clasificarse como basado en habilidades. Sin embargo, algunos confunden ‘números de la suerte’ con habilidad.

El póquer es el juego de casino más debatido porque tanto la habilidad como el azar juegan un papel importante en la determinación de un ganador. Varios sitios web y establecimientos físicos han cambiado el juego, por lo que encaja en la categoría de habilidad. Por ejemplo, algunos sitios han eliminado la suerte del elemento sorteo y muestran las 5 cartas inmediatamente después de que el crupier les da las cartas a los jugadores. Ahora, el juego está determinado por si el jugador es bueno faroleando o no, o si el jugador tiene buenas cartas.

Aunque los deportes se consideran basados ​​en habilidades, las apuestas deportivas son ilegales en muchos países y en todo Estados Unidos. Al apostar, el jugador siempre apuesta en contra de la casa, y el jugador no tiene nada que decir sobre el resultado del partido. Por lo tanto, no es posible apostar en eventos deportivos si el país o estado que aplica estas reglas considera ilegales los juegos de azar.