La violación de seguridad permite que algunos pasajeros de Delta accedan a las tarjetas de embarque de otros

Si bien el objetivo es volvernos digitales, consolidar todas nuestras tarjetas y todo en un formato digital para que podamos ponerlas en los teléfonos inteligentes, a veces eso no siempre es bueno.

Por supuesto, el simple hecho de tener la tarjeta de embarque de otra persona no otorga un asiento en un avión. Una vez que las medidas de seguridad están en su lugar, la TSA verifica la tarjeta de embarque, con el nombre y la foto de la identificación, para que la brecha de seguridad, aunque importante para la identidad personal, no pueda ser mal utilizada.

¿Alguna vez ha utilizado su teléfono como tarjeta de embarque?

[via Engadget]