Planos de Cabinas de Pintura Caseras

Si está planeando restaurar un auto o un mueble, construir su propia cabina de pintura es tentador. Sin embargo, hay que tener en cuenta innumerables cuestiones de seguridad antes de que se inicie el martilleo. Un simple descuido de la ventilación puede tener consecuencias fatales. Por lo tanto, no descarte las cabinas de pintura prefabricadas y de alquiler como alternativas a la construcción de una cabina casera.

¿Comprar, alquilar o construir?

El precio es la fuerza motriz que impulsa la elección de una cabina de pintura casera. Por alrededor de $200 en materiales, cualquier persona con algunas habilidades básicas de construcción puede crear una cabina de pintura. Las comparaciones de precios a menudo impiden que los aficionados exploren otras opciones y consideraciones.

Hay disponibles cabinas de pintura prefabricadas a precios económicos. Para una unidad residencial, ya sea usada o nueva, espere pagar entre $2,000 y más de $20,000 por estas cabinas. Los talleres de reparación de carrocerías pueden gastar fácilmente $100,000 en una cabina de pintura de calidad. Para el aficionado, sin embargo, alrededor de 5.000 dólares comprarán una cabina de pintura de patio trasero segura.

La seguridad es el principal problema de las cabinas de pintura caseras. Mientras que $5,000 está muy por encima del costo de una unidad hecha en casa, invertir en una cabina de pintura fabricada trae consigo algunas garantías de seguridad. Estas cabinas deben cumplir con los requisitos de seguridad gubernamentales. Ya sea que su proyecto sea un camión de bomberos o un modelo de avión, recuerde que los proyectos en los que se trabaja en cabinas de pintura utilizan materiales combustibles. La chispa más pequeña puede desencadenar una explosión mortal.

La ventilación cruzada cuando se trabaja con pintura es vital. Las cabinas de pintura recién fabricadas cuentan con la última tecnología de extracción de humos y ventilación disponible. Donde colocar los ventiladores de escape y la toma de aire deja a muchos constructores de cabinas en el patio trasero rascándose la cabeza. Algunos pueden dejar la puerta del garaje agrietada o usar una ventana con un ventilador. El potencial de explosión o incendio siempre está presente, especialmente cuando se confía en una cabina de pintura de bricolaje.

Las leyes estatales y locales también deben tenerse en cuenta en las cabinas de pintura caseras. Las multas por liberar vapores tóxicos al aire pueden ser asombrosas. Las cabinas prefabricadas tienen la ventaja de contar con iluminación y ventiladores a prueba de explosiones y chispas. Los detalles más pequeños no deben ser ignorados cuando se construye un stand. Los hornos y calentadores de agua cercanos con luces piloto, por ejemplo, pueden provocar fácilmente la combustión.

Por razones obvias, el cableado eléctrico debe ser a prueba de chispas. Esto representa un problema para las cabinas caseras con iluminación. Se debe consultar a un electricista profesional cuando se realice el cableado de una cabina de pintura casera. Esto es necesario, no sólo por razones de seguridad, sino también para las inspecciones locales.

Construcción de una cabina de pintura para el hogar

Aparte de los peligros, muchas personas construyen cabinas de pintura para uso privado. En el sitio web secondchancegarage.com, el restaurador de automóviles Bill McKenna da instrucciones para construir una cabina de pintura de 19 pies de largo, 15 pies de ancho y 8 pies de alto. Las instrucciones se basan en una cabina que construyó en su garaje.

Construir una cabina de pintura es un proyecto peligroso. Incluso aquellos que han construido cabinas de pintura exitosas, adviertan contra las cabinas de pintura de bricolaje. El más mínimo error o descuido puede conducir a resultados catastróficos. Independientemente del dinero que se ahorre, cualquier persona que esté considerando una cabina de pintura casera debe investigar a fondo las medidas de seguridad y buscar el asesoramiento de profesionales en el negocio de reparación de carrocerías de automóviles.

Valora este post

Deja un comentario