Reglas del juego Monster Factory

Los jugadores se turnan para dibujar y colocar fichas, ya sea agregando a sus propios monstruos o a los de sus oponentes. El objetivo es hacer un gran monstruo, ¡pero no tanto como para que quede sin terminar!

Componentes

  • 88 fichas de monstruos
  • folleto de reglas

Preparar

Cada jugador elige una ficha para empezar. Las baldosas que se conectan en 3 o 4 lados son buenas opciones. Cada jugador coloca su ficha frente a él en la mesa; ese es el «monstruo en progreso» de un jugador.

Mezcla el resto de las fichas boca abajo en un gran montículo o en pilas separadas.

Como se Juega

Los jugadores eligen un jugador inicial y se turnan en el sentido de las agujas del reloj. En el turno de un jugador, roba una loseta boca abajo y la agrega al monstruo de cualquiera, el suyo o el de otro jugador.

Si hay un monstruo al que el jugador puede agregarlo, debe hacerlo. El jugador no puede optar por descartar una ficha jugable.

Si no cabe en ningún lado y todos los demás jugadores están de acuerdo, el jugador descarta la ficha de nuevo en la caja (no se jugará en este juego) y saca un reemplazo.

Una vez que un jugador ha jugado una ficha, su turno termina y el siguiente jugador toma su turno.

Cada borde de una ficha muestra un poco de monstruo (de color verde), un trozo de monstruo grueso (de color púrpura) o en blanco (blanco).

Los jugadores deben colocar cada ficha de modo que un borde delgado o un borde grueso coincida con el mismo grosor en el borde de una loseta del monstruo de alguien.

Además, los bordes que no se tocan pueden no coincidir: un jugador no puede colocar un mosaico con delgado al lado de grueso, delgado al lado del blanco o grueso al lado del blanco.

Un jugador puede colocar una ficha con un espacio en blanco junto a otra en blanco, pero la ficha debe conectarse a otra ficha en al menos un lado delgado o grueso. El mosaico nuevo tiene un borde rojo en los ejemplos.

Si el monstruo de un jugador no tiene bordes finos o gruesos a los que conectarse, el monstruo está completo. El jugador inmediatamente dibuja una ficha al azar para iniciar un nuevo monstruo, que se llama minion.

Lo hace incluso si no es su turno, y si su turno es el siguiente, no cuenta como su turno. Cuando un jugador completa un esbirro, inicia otro. Un jugador nunca puede tener más de un monstruo o súbdito «en progreso» en ningún momento.

Cuando un jugador ha completado su primer monstruo, el jugador ya no puede colocar fichas en los primeros monstruos de otros jugadores. Sin embargo, un jugador así puede jugar con los secuaces de otros jugadores.

Si el monstruo de un jugador se acerca demasiado al monstruo de otro jugador, o al borde de la mesa, los jugadores pueden moverlo con cuidado para hacer más espacio. Los jugadores deben mantenerlo conectado exactamente como estaba.

Fin del juego

Cuando los primeros monstruos de todos los jugadores están completos o no quedan fichas boca abajo, el juego termina.

Puntuación

Cada jugador obtiene un punto por ficha en un primer monstruo completado, y un punto por ficha que muestre un ojo en cada minion completado (un punto por ficha con un ojo, no un punto por ojo).

Los monstruos y minions sin completar no obtienen puntos. Recuerde, cualquier pedazo delgado o grueso expuesto hará que ese monstruo valga 0.

Ejemplos de puntuación:

Anna tiene un primer monstruo completo (12 puntos por 12 fichas) y un súbdito incompleto (0 puntos a pesar de que tiene dos fichas con ojos) para un total de 12 puntos.

Natalie tiene un primer monstruo completado (9 puntos por 9 fichas) y dos minions (0 puntos por no tener ojos en el primer minion completado y 5 puntos por las 5 fichas con uno o más ojos en el segundo minion completado) para un total de 14 puntos.

El jugador con la puntuacion mas alta gana. Si hay un empate para la puntuación más alta, los jugadores empatados se regocijan por su victoria compartida.